jueves, diciembre 22, 2005

PONGAMOS QUE HABLO DE ....



Nueve y media de la noche Palacio de Congresos de Madrid, estaba deseando ir a este concierto, pelín acojonada por el gatillazo de Gijón, pero no, ahí estaba el maestro, con bombín de la mano de una Olga Ramón más guapa que nunca.
Cuesta ver a Sabina, sentada, en un teatro, aunque le da un aire más íntimo, una historia bastante distinta que verle en las Ventas.
Espectacular todo el concierto, espectaculares como siempre las canciones, los versos, las ironías ...
La piel de gallina con ciertos temas que siempre hacen que se me haga un nudo en la garganta, Que se llama Soledad, enlazada con Peor para el Sol, para acabar con Contigo, los pelos como escarpias que dirían Gomaespuma.
Un poema sobre el 11M seguido de Yo me bajo en Atocha con todo el teatro en pie, al igual que con Princesa, dos bises y acabar con Noches de boda y Nos dieron las diez.
Sin palabras, según las suyas propias, se levantarán de las sillas como el mono de Darwin para hacer rock and roll.
Te espero en las Ventas.

2 comentarios:

Pableras dijo...

Yo también estuve en el concierto. El del día 21. Fue fantástico... Todavía tengo los pelos de punta.
Me alegra saber que casi todo el mundo que habla de la actuación diga lo mismo. Ver a los genios es algo magnífico.

La Luna dijo...

Sí, increíble, yo le había visto siempre en Las Ventas, y me gustó el tono íntimo de verle en un teatro.
Algo magnífico, totalmente de acuerdo contigo.